Una vez soltados los pernos, retirar la rueda trasera para cambiar los neumáticos resulta extremadamente fácil. Así, por ejemplo, ya no es necesario manipular la transmisión para conseguir que se mantenga la tensión adecuada en la correa dentada.
Su amplio diseño sujeta el cojinete de la rueda trasera excéntrica para que esta siempre esté colocada correctamente en el plano longitudinal. El engranaje trasero dentado, la correa dentada y el piñón delantero se alinean automáticamente. Esta combinación de transmisión por correa dentada y basculante monobrazo es la única de estas características que se puede encontrar en la producción en serie de motos y aporta numerosas ventajas que simplifican todavía más la conducción.
+ Leer más

Aún más técnica al detalle