En lo que a cinemática se refiere, la suspensión delantera Duolever está compuesta por un cuadrilátero articulado en el cual se sujetan al bastidor dos trapecios oscilantes fabricados en acero forjado mediante dos rodamientos de rodillos. Estos guían al tubo deslizante de la horquilla fabricado con colada de aluminio en coquilla y con una resistencia extraordinaria a la torsión que, a simple vista, recuerda a una horquilla convencional. La columna de suspensión central, unida al trapecio oscilante inferior y apoyada contra el bastidor, se encarga de la suspensión y la amortiguación.
En la pipa de dirección y en el tubo deslizante de la horquilla se sostiene una articulación de tijera trapezoidal que se acopla a los manillares. Esta se encarga de transmitir el movimiento de la dirección. En consecuencia, y a diferencia de las horquillas telescópicas, el diseño del Duolever no necesita ni tubos deslizantes ni fijos. Al mismo tiempo, también separa la función de dirección de la de amortiguamiento mucho mejor que el ya de por sí fiable sistema Telelever. Con esta separación de las funciones de dirección y suspensión, los conductores consiguen la máxima comodidad y agarre en la carretera, lo que supone toda una novedad.
La principal ventaja de esta suspensión delantera, la más innovadora en el mercado de las motos, es su marcada resistencia a la torsión. Mientras que los tubos fijos y deslizantes de las horquillas telescópicas convencionales giran tanto en el plano longitudinal como en el lateral durante la compresión y la extensión de la amortiguación y la dirección, la suspensión delantera Duolever de BMW Motorrad no presenta tales efectos negativos. Los dos trapecios oscilantes absorben las fuerzas que surgen durante la compresión y la extensión y consiguen mantener estable el tubo deslizante de la horquilla. De este modo, se evita que se produzca cualquier tipo de torsión y se obtiene una suspensión delantera muy precisa. Las órdenes de dirección del piloto se ejecutan de inmediato y la respuesta de la rueda delantera es inequívoca ante cualquier situación que se pueda producir en la carretera.
Al igual que sucedía con el Telelever, la disposición final del rodamiento longitudinal de la dirección también permite lograr un control cinemático antihundimiento. Mientras que las horquillas telescópicas convencionales sufren una elevada compresión o incluso se bloquean durante las maniobras de frenada repentinas, con la suspensión Duolever se conserva el suficiente recorrido residual de la amortiguación para que el motorista pueda frenar más tarde e, incluso así, mantener la estabilidad en las curvas.
Además, se ha modificado el comportamiento de la dirección del Duolever durante la circulación por superficies irregulares para que presente un comportamiento similar al de las horquillas telescópicas. Todo ello, combinado con unas masas no suspendidas más reducidas y unos bajos esfuerzos de arranque del sistema, permite obtener una respuesta extremadamente sensible y que aporta una gran comodidad.
La suspensión delantera Duolever de BMW Motorrad combina una serie de características que hasta la fecha resultaban incompatibles entre sí: estabilidad en la dirección a velocidades elevadas, manejo ágil, sensación de precisión en la dirección y eficacia de frenado estable a cualquier velocidad.
+ Leer más

Aún más técnica al detalle