El motor está regulado por un sistema de control interactivo que incluye un sistema Motronic, un catalizador y un sensor de oxígeno, que funciona de forma muy efectiva para garantizar que se reduzca de forma óptima cualquier sustancia nociva en los gases de escape. Para el control de emisiones se utiliza un catalizador con un soporte de equipos de metal y con metales preciosos como paladio y rodio en la superficie.
Estos metales preciosos tienen un efecto catalizador que convierte las sustancias nocivas como el monóxido de carbono, los hidrocarburos y el óxido nitroso en sustancias menos nocivas. La relación entre aire y combustible durante el proceso de combustión es clave en la eficiencia del catalizador. Lo ideal es una relación de 14,7 partes de aire para cada parte de combustible.
El sensor de oxígeno mide el contenido de oxígeno residual en el gas de escape, con lo que proporciona las señales de corrección que necesita la unidad de control para dar con la composición de la mezcla. De esta forma, se garantizan de manera regular unas características en los gases de escape respetuosas con el medio ambiente.
Los catalizadores regulados instalados en los sistemas de escape basados en el rendimiento con un sonido agradable constituyen una síntesis óptima para las motos modernas, tanto para el piloto como para el medio ambiente.
+ Leer más

Aún más técnica al detalle