En la pasarela.

El Essenza Sprint reúne las motos más brillantes.

Aluminio martillado, piezas de carbono, art déco: la "crème de la crème" entre las motos personalizadas se reúne en el Essenza Sprint. Los iconos de estilo no pueden ser más diferentes. No importa si es elegancia en blanco o potencia en negro, en última instancia siempre se trata de reducir a lo esencial, a la esencia de la moto.

Estilo italiano

Giuseppe Roncen dibuja el contorno de la LowRide R nineT en el aire. "El monocasco de aluminio tiene forma de ola", explica. "Diseñamos las líneas en papel hasta que nos gustaron. Es una forma única, el exclusivo atractivo comercial de la moto." El director de la revista italiana de motos custom LowRide no intenta disimular lo orgulloso que se siente de su primera BMW modificada. No tiene razones para ello. El diseño, desarrollado en colaboración con Radikal Chopper, ha impresionado al jurado y obtuvo el primer lugar en el Essenza Design Award.

+ Leer más

La moto no solo debe ser impresionante desde el punto de vista visual. También tiene que demostrar su velocidad en el Essenza Sprint. Aunque la moto no esté diseñada específicamente para las carreras, el motor cuenta con un rendimiento de 130 hp después de las modificaciones de Edelweiss Motorsport. "No me interesan las motos pura sangre. Deben ser herramientas cotidianas que respalden mi pasión por viajar sin preocupaciones." Por este motivo, muchas de las piezas de la LowRide R nineT son componentes de stock. El equipo de Giuseppe no ha realizado modificación alguna en lo que respecta a la electrónica y los dispositivos de seguridad, "Combinamos la filosofía de BMW con un estilo italiano minimalista. The R nineT es un juguete maravilloso."

+ Leer más

Belleza rápida: en el Essenza Sprint, la R nineT Racer Carbon "Schwarzwerk 101" de Norbert Rebholz deja atrás al resto de competidores y gana esta prestigiosa carrera.

Espectro asombroso

Las motos personalizadas sobresalen entre la multitud. Atraen y ofenden. Sobre esta base, Essenza supone el siguiente nivel. Un nivel en el que las motos personalizadas sobresalen entre las motos personalizadas, como la White Phantom. Dirk Oehlerking y su taller, Kingston Custom, son conocidos por sus modificaciones extraordinarias, que podrían ser clasificadas casi como travesuras. No le importan las tendencias ni los consejos de otros, hace las cosas a su gusto. Y con esta actitud, no ha tenido ni una sola mala racha hasta el momento. En la parrilla de salida del Essenza, todas las miradas están puestas en la White Phantom.

+ Leer más

La White Phantom es una BMW R 80 RT de 1986 con recubrimiento blanco y líneas doradas. Dirk ha equipado la 800 c. c. con un turbocompresor KK26, horquilla Telespringer autodesarrollada y amortiguadores personalizados Kingston. Se inspiró en las motos de carreras de Ernst Henne, que estableció innumerables récords de velocidad en los años 30. "Las bóxer tienen un potencial de expansión increíble, lo cual hace posible la creación de algo especial", afirma Dirk. En este caso, la creación de algo especial significa "steampunk": una mirada al futuro desde un tiempo pasado. Una época en la que la ingeniería mecánica se llevaba a cabo en pequeños talleres. ""Quería que la White Phantom tuviera un aspecto sencillo y elegante", apunta. "Sin ostentaciones ni un ruido excesivo, similar a una brisa… Como un fantasma"."

+ Leer más

Nostálgico radical

Los hitos en la historia del motociclismo son lo que atrae a Daniel Weidmann. Este artista de la personalización del municipio suizo de Schmerikon es de la vieja escuela. Su padre tenía una tienda de pintura y el propio Daniel es un mecánico de motos profesional. Además, lleva el sentido del diseño y la estética en sus genes. "Nunca he tenido un vehículo normal", señala. La tecnología y la velocidad siempre le han fascinado. Lo puedes ver en la BMW R 1200 R de la que ha retirado el carenado de serie en su taller de categoría superior VTR Customs. Después la ha transformado en una street tracker radical, imitando la máquina de carreras de Eddie Lawson: manillar de superbike elevado y un gran número 21, el número de salida de Eddie. Es pura nostalgia.

+ Leer más

El propio Daniel compitió en los años ochenta. Eddie Lawson, cuatro veces campeón mundial, fue el héroe del momento y una gran inspiración. Con las brutales superbikes de Eddie en mente, Daniel ha creado la moto custom Eddie 21. ""Al principio, la construcción desnuda parecía angular y futurista. No obstante, con la pintura de carreras, se convirtió exactamente en lo que yo quería", recuerda Daniel. La Eddie 21 es pura artesanía hasta el último detalle. El cuerpo de aluminio ha sido martillado, así como el depósito de aluminio y la sección trasera. El número de salida y el sistema de escape de estilo "Kerker" también están fabricados a mano. "Motos que pasan a la historia y artesanía: en eso consiste el Essenza."

+ Leer más
Más historias que pueden interesarte.
spinner