El espíritu de una leyenda.

Sensaciones del rally Dakar con la R nineT Urban G/S.

Una simple mirada a la Urban G/S basta para volver de inmediato a los 80, la época en la que comenzaron los ralis y las carreras por el desierto en las cuales Hubert Auriol y Gaston Rahier se lanzaron a vivir la aventura de sus vidas entre París y Dakar. El éxito de estos dos héroes de las motos todoterreno está estrechamente relacionado con la R 80 G/S, una dual-sport que alcanzó la inmortalidad gracias al rally Dakar.

Esta icónica moto sigue transmitiendo sus genes a día de hoy, además de ser una fuente de inspiración para la nueva R nineT Urban G/S. Si bien no cabe duda de que pertenece a la familia de las R nineT en lo relativo a sus características de conducción y su tecnología innovadora, su aspecto recuerda a la R 80 G/S: los componentes de la carrocería en color blanco, el asiento rojo estrecho (algo más largo), la cubierta elevada de la rueda delantera, el faro... Es el momento de explorar los primeros días del rally Dakar sobre la Urban G/S.

+ Leer más

Visita a Hubert Auriol

Atravesando París con la Urban G/S, dejamos atrás la Place du Trocadéro, el conocido punto de partida del rally Dakar.

Joy recorre París con la Urban G/S. En la ribera derecha del Sena, deja atrás la Place du Trocadéro, que se extiende desde la Torre Eiffel hasta las orillas del río. En 1978, casi 200 aficionados al motociclismo se embarcaron en el primer rally Dakar de la historia desde esta plaza. Conducirían 10 000 kilómetros a través de Argelia, Níger, Malí y Burkina Faso hasta llegar a Senegal. Uno de esos aventureros fue Hubert Auriol, que en ese momento tenía 25 años. En aquel momento, no tenía ni idea de que ganaría las carreras por el desierto más de una vez ni de que tendría tanta repercusión en el culto a las BMW GS.  

+ Leer más

Joy Lewis ha quedado con Hubert Auriol en su loft de París.

Cuarenta años después, Joy Lewis se detiene ante el loft de Hubert Auriol a lomos de una Urban G/S. Dentro, hay fotografías, trofeos, revistas de motociclismo antiguas y cascos de la época que muestran la manera en la que el rally ha definido la vida de Hubert. Joy no puede esperar para hacerle todas las preguntas que se le han pasado por la cabeza mientras cruzaba la ciudad. ""Pensaba que debía mostrarme cauta pero, en su lugar, Hubert estaba ansioso por contarme su historia. Absorbí cada una de las palabras que me dijo". Mientras Hubert habla, sus ojos revelan la insaciable sed de aventuras que, al igual que entonces, lo sigue impulsando a sus 64 años.  

+ Leer más

Trofeos, cascos, fotos: el pasado de Hubert como corredor de ralis.

Hubert habló sobre el 26 de diciembre de 1978, la fecha en la que hizo realidad su sueño de conducir hasta África al participar en el rally Dakar. Un viaje que cambió su vida más de lo que nunca podría haber imaginado. ""Quería vivir una experiencia extraordinaria durante el rally y resulta que me cambió la vida. Incluso después de volver, solo podía pensar en el viaje, y de repente me di cuenta de que eso sí que era vida". Joy no tiene ni idea de cuánto tiempo llevan hablando. Siente como si estuviera en el rally con él. "Cuando Hubert cuenta sus historias, me doy cuenta de que la mejor manera de vivir es haciendo las cosas en lugar de soñarlas".  

+ Leer más

A caballo entre el océano y el desierto

En Dakar, el asfalto negro deja paso a la grava roja.

"París y Dakar no podrían ser más diferentes", piensa Joy para sus adentros, mientras recorre la capital senegalesa con Hubert. El asfalto negro deja paso a la grava rojiza, que pronto se transforma en un entramado repleto de baches. Si las calles del centro de Dakar tienen este aspecto, imagínate las condiciones de las carreteras del país o el desierto que tienen que atravesar los participantes del rally. "Nada ha cambiado desde entonces", afirma Hubert con alivio. "Tal vez haya algún edificio o alguna calle nueva, pero el ambiente es el mismo. La gente sigue siendo entusiasta y alegre. "¡Ah! Has vuelto a tu país", suelen decir, como si fueras uno más de ellos".  

+ Leer más

Recorrer Dakar con la Urban G/S evoca grandes recuerdos en Hubert Auriol.

Joy se inspira en el entusiasmo de Hubert al hablar de Senegal y su gente, de las emociones que el rally le provoca. "Como destino del rally, Senegal es un lugar especial. La gente es alegre y siempre te anima. Es la atmósfera perfecta para una final". Se sube a la Urban G/S, que le recuerda a su R 80 G/S de los 80. La bóxer que le condujo a la victoria en 1981 y 1983 en la carrera por el desierto más dura del mundo. ""Esta moto despierta distintas emociones en mí. Asocio muchas cosas buenas a los colores de BMW Motorsport y estoy muy contento de que el legado de la R 80 G/S siga vivo a día de hoy". Hubert conduce la moto como si fuese un habitante más de "su" querido Dakar y Joy le sigue con reverencia.  

+ Leer más

Conducir entre rebaños de cabras y taxis pitando: así es Dakar.

Maniobran las motos entre coloridos autobuses y taxis tocando el claxon, dejando atrás traqueteantes carros tirados por burros. El tráfico se detiene en la Place de l'Indépendance, cuando un granjero cruza la carretera con su rebaño de cabras. Aquí es donde tiene lugar la fiesta después del rally. "La plaza y las calles estaban abarrotadas de gente. Tardamos horas en llegar al podio para la ceremonia de entrega de premios", afirma Hubert. Cada momento le recuerda que la vida en África avanza a otra velocidad. Ha llegado el momento de reducir la velocidad y de explorar este exótico lugar del África occidental.  

+ Leer más

Un pequeño descanso en la ciudad que tiene todo el tiempo del mundo.

La capital senegalesa cuenta una historia infinita entre el océano y el desierto. Esta península se encuentra rodeada por el océano Atlántico por tres lados. Y, aunque las estepas aparecen nada más salir de la ciudad, Dakar sigue siendo un lugar tropical y húmedo, además de tener un suelo fértil. Entre oasis verdes, las obras dominan el paisaje urbano, aunque no queda claro si los edificios se están construyendo o demoliendo. Junto a imponentes hoteles conviven múltiples cabañas sencillas. Los coloridos puestos de los mercados se sitúan ante edificios de hormigón gris. Hubert y Joy hacen una parada en un restaurante a pie de playa. Una placa de bronce en la "Pared de la Fama" del restaurante muestra lo mucho que se venera a Hubert Auriol. Su nombre brilla junto a los de estrellas del pop de los 80, como la cantante francesa Dalida o Stevie Wonder.  

+ Leer más

Entre un suelo y un cielo rojos junto a la costa de Dakar.

Continúan por la ruta de la Corniche Ouest, dirigiéndose al norte a lo largo de la costa. Joy conduce una R 80 G/S Paris-Dakar original y apenas puede creerse que esté recorriendo la ruta del rally con uno de los héroes de aquellos días. ""Intento asegurarme de que siempre haya suficientes aventuras en mi vida. La historia de Hubert me ha demostrado que esta es la mejor manera de vivir". Joy querría vivir para siempre en este momento. La tierra roja les rodea, fusionándose con el atardecer carmesí que cae sobre el Atlántico. Desde aquí, tienen una vista maravillosa de la ciudad, cuya silueta centellea ante las luces del ocaso. El tiempo parece paralizarse en la ciudad que tiene todo el tiempo del mundo.  

+ Leer más
«
La gente sigue siendo entusiasta y alegre. Suelen decir: "¡Ah" ¡Has vuelto a tu país!", como si fueras uno más de ellos.
»

Hubert Auriol

Un destino paradisíaco: el lago Rosa

Desgastados barcos de madera se alinean a orillas del lago Rosa.

El silencio es sepulcral, lo que intensifica el momento y la sensación que te invade al mirar el lago. Un destino paradisíaco: el lago Rosa Famoso en todo el mundo por ser la meta final del rally Dakar. Aquí, a 30 kilómetros al noreste de la bulliciosa capital de Senegal, el mundo es diferente. "El lago Rosa es mágico", apunta Joy llena de admiración, mientras Hubert y ella llegan al lago. Decrépitos barcos de madera se alinean a orillas de la costa. Los granjeros atraviesan el lago para extraer la sal que se encuentra en el fondo. Más allá de los arbustos de hinojo, las dunas se alzan en el estrecho corredor que separa el lago y el Atlántico.  

+ Leer más

Los momentos finales del rally Dakar han quedado grabados en la memoria de Hubert.

"Cuando llegamos aquí después del rally, no había nada de silencio", recuerda Hubert entre risas. ""Había gente por todas partes, riendo y tratándonos como si fuésemos estrellas Ese momento fue muy memorable después de todas las dificultades, dudas y sufrimiento que padecimos durante la carrera". Hubert siempre tiene presentes estas experiencias, aunque sucedieran hace ya mucho tiempo. Están grabadas a fuego en su memoria. Y no solo eso, sino que han definido su vida y lo han convertido tanto a él como al rally Dakar en una leyenda.  

+ Leer más
Más historias que pueden interesarte.
Motocicletas adecuadas.