Rock & roll en Animal Boat.

Daisuke Mukasa y su mundo vintage en la atmósfera moderna de Tokio.

La tienda custom Animal Boat es un paraíso para los aficionados al estilo vintage. En ella, el artista de la personalización japonés Daisuke Mukasa salva motos clásicas de la extinción y, junto con el Curry Speed Club, las devuelve a la pista de carreras.  

No tiene ni idea de cuántos metros cuadrados tiene la tienda. "Medimos en tatamis, no en metros cuadrados", indica Daisuke Mukasa. Los tatamis son esteras de paja de arroz de diferentes tamaños estándar que sirven como unidad de medida en Japón. Esta isla del tesoro, llamada Animal Boat, debe medir aproximadamente 50 tatamis (unos 80 metros cuadrados). Se encuentra en una transitada carretera en el barrio de Ōta, en el sur de Tokio. Muy discreta. Unas cuantas motos antiguas a la izquierda y la derecha de la entrada son la única pista del mundo que te espera tras la puerta de madera y cristal: una mezcla entre museo y desguace. En este pequeño espacio, este artista de 46 años atesora tanto motos como piezas, muchas de las cuales tienen más años que él.

Hay un pequeño camino entre el mostrador de ventas y el taller en el que Daisuke practica su arte. La mayoría de las motos (alrededor de 50) se encuentran en la parte trasera de la tienda. Están bastante amontonadas, algunas encima de otras, y una barra de acero sostiene la fila superior. Los sistemas de escape y los revestimientos cuelgan del techo, mientras que depósitos abollados, relojes analógicos y guitarras adornan las paredes. Como si fueran piezas de una exposición de arte retro-chic. Hay un contrabajo apoyado en la esquina, filas de trajes de piel y cascos en la pared que hay tras el mostrador y vitrinas llenas de coches de juguete en sus cajas originales. Una vez que tus abrumados ojos se acostumbren al caos, empezarás a distinguir el orden: en este pequeño taller, todo tiene su sitio. "En Tokio, estamos obligados a tenerlo todo ordenado y bien organizado", afirma Daisuke. El espacio en esta ciudad es escaso y caro.  

+ Leer más
«
Animal Boat es como el arca de Noé de las motos antiguas. Y, de la misma manera que Noé rescataba animales, yo rescato motos clásicas.
»

Daisuke Mukasa, artista de la personalización y corredor de carreras vintage

El arca de Noé de las motos.

Animal Boat es un lugar de refugio. Para Daisuke, para los clientes y, sobre todo, para las motos antiguas que no tienen cabida en el universo tecnológico japonés. "Básicamente, es un arca de Noé de las motos". Daisuke habla con calma, como si sus historias estuvieran hechas del cristal más frágil. Perilla, ropa negra, gorra de visera plana, tatuajes... Su carácter prudente contrasta con su aspecto duro. Lleva un collar con una pequeña calavera y dos tibias cruzadas que le da suerte en la pista de carreras. "Cuando abrí la tienda, no tenía dinero para motos nuevas que fuesen caras, por lo que compraba motos viejas, las restauraba y las personalizaba. Me sentía como si las estuviese rescatando". Daisuke abrió la tienda en 1995, después de haber trabajado como mecánico en una tienda de motos de Tokio. "Empecé a conducir motos a los 19 años. Tenía una Honda CB 400. Las motos cambiaron mi vida por completo, pusieron mi mundo patas arriba".  

+ Leer más

Un trabajo normal con jornada indefinida

Daisuke abre la tienda a las once de la mañana. Sus clientes son apasionados de las motos vintage y confían en su experiencia en materia de personalización y restauración. "Lo bueno de la personalización es que cada cliente viene con unas ideas diferentes. Algunos buscan velocidad, mientras que otros ya tienen un aspecto determinado en mente. Siempre trato de superar un poco las expectativas". Hacer siempre algo más de lo necesario es una consigna que refleja la actitud de los japoneses y pone un énfasis especial en alcanzar la excelencia con el trabajo realizado. Los artistas de la personalización no iban a ser una excepción a esta norma, sino más bien lo contrario. Para abrirte hueco en la escena custom japonesa, debes superarte a ti mismo y, sobre todo, trabajar duro. "Cierro a las nueve de la noche y sigo trabajando en las motos hasta medianoche. A veces se hace tan tarde que tengo que dormir allí. Tengo una cama en la parte trasera". Daisuke señala una puerta oculta en la esquina de la parte de atrás. "Aquí me siento como en casa".  

+ Leer más

El ideal de la relajación.

Hora de cerrar: Daisuke se reúne con sus amigos.

El ideal de la relajación.

Puesto que no tiene tiempo para montar en moto durante el día, Daisuke se reúne a veces con sus amigos para conducir por las noches. "Por la noche, tenemos la calle para nosotros solos. Me encanta recorrer el Gate Bridge hasta Yokohama o atravesar túneles". Muchos motociclistas se reúnen por la noche en uno de los túneles de Tokio. Disfrutan de la máxima libertad mientras cruzan los túneles envueltos en luces tenues y el sonido de los motores. Es aquí donde Daisuke extrae la energía necesaria para el día siguiente y los nuevos desafíos que le esperan en el taller.  

+ Leer más

Con especial atención al detalle: la R nineT Racer.

"Los artistas de la personalización no solo nos exigimos mucho a nosotros mismos, sino que los clientes también esperan un trabajo perfecto. Esa atención al detalle es muy habitual en Japón, es algo que llevamos dentro". No obstante, Daisuke no cree que los detalles sean lo único que convierten una moto en perfecta. Por encima de todo, la moto debe tener un aspecto bien equilibrado. "Es cuestión de equilibrio y armonía. Las piezas individuales deben ser buenas, pero quiero que todo encaje y fluya".  

+ Leer más

Carreras vintage con sabor a curry

Reseña antes de la carrera: los chicos del Curry Speed Club de Daisuke.

Carreras vintage con sabor a curry

Desliza los dedos sobre la suave superficie de su moto de carreras. Ha restaurado todo el chasis para conferirle el típico estilo de los 60 y ha mejorado el motor Honda de tres velocidades, cuatro tiempos y 60 c. c. hasta siete caballos. Apenas queda nada en la moto que no haya realizado él mismo: desde los manillares, el asiento y el sistema de reposapiés hasta el freno y las palancas de cambios. Asimismo, pudo permitirse unas cuantas piezas de competición originales de Honda RSC. La máquina está perfectamente configurada para las carreras que organiza y en las que compite: las B.O.B.L. (en inglés, Battle of the Bottom Link).  

+ Leer más

Daisuke cree que competir en la pista fortalece la amistad.

Cuatro veces al año, los aficionados al estilo vintage de todo Japón se reúnen en remotas pistas de carreras para pelear por la victoria con sus motos trucadas al más puro estilo old-school. Los pilotos compiten en equipos, lo que llevó a Daisuke y sus amigos a crear el Curry Speed Club. "Siempre que nos reuníamos, alguno solía traer curry para el resto", cuenta Daisuke entre risas. "Disfruto participando en carreras con mis amigos. El respeto que nos tenemos es algo positivo en la pista. Además, un poco de rivalidad puede ser beneficiosa para una amistad".  

+ Leer más
«
Puede que esté tan interesado en esa época porque no crecí en ella. Cuando monto en una moto de estilo vintage, el pasado cobra vida y yo paso a ser parte de él.
»

Daisuke Mukasa

Rock & Roll en la pista de carreras.

Las carreras vintage son toda una tendencia en Japón. Gracias a las motos de este estilo, las carreras vuelven a ser asequibles, especialmente para la gente joven. Es por ello que la mayoría de los pilotos de las B.O.B.L. tienen entre 20 y 40. Las mujeres también desempeñan un papel importante. Las carreras se celebran durante todo el día. El Curry Speed Club compite contra equipos de la talla de los Cool Beans o los chicos de Drive Thru. El aire está repleto del humo de las motos, el cual se mezcla con la niebla tan habitual de las regiones montañosas de Japón. Los pilotos llevan las motos más allá del límite: los pedales arañan el suelo y los motores aúllan. "Me encanta sumergirme en esa época. Por aquel entonces, la velocidad resultaba divertida, podías disfrutarla. También disfruto del estilo, algo que también me resulta importante", afirma Daisuke.

Encarna el aspecto vintage hasta el último detalle: las motos, las herramientas, la ropa, el Rock & Roll... "Toco la guitarra y compongo mucha música con mis amigos. A veces, me viene una canción a la cabeza en mitad de una carrera y entonces ya me siento totalmente en mi salsa". Incluso aquí, al borde de la pista de carreras, Daisuke apenas alza la voz por encima del volumen normal. Quizás es una particularidad típica de los japoneses, pero apenas muestra la fuerza de sus emociones cuando afirma, con calma pero seguridad, que la tecnología clásica no desaparecerá nunca. "El sonido traqueteante y entrecortado del motor es fiel a nuestra intuición. Nos da buenas sensaciones".  

+ Leer más
spinner