El hombre de los mil kilómetros.

Brian Tinkler se sube a la moto muy a menudo.

Pretenciosos Brian no tiene tiempo para ese tipo de moteros. "En mi opinión, son demasiado pretenciosos", comenta este jubilado de 60 años del sur de California. Él no fanfarronea de su talento como piloto ni necesita presumir de sus habilidades. Brian nunca habla de motos. Se sube a ellas. "El viaje es lo único que importa", dice. A poder ser, uno en el que vayas rápido.

«
No soy hombre de muchas palabras, pero sí de muchos kilómetros. #MAKEITSPEZIAL
»

Un inconformista.

Un inconformista.

Brian acumula kilómetros en sus cuatro motos como si nada. A primera vista, parece un hombre modesto, el típico abuelo. Pero si vuelves a mirar, te das cuenta de que Brian es un inconformista. Una persona individualista. Un tío especial y tan independiente y libre como los viajes que realiza a por toda California. Él nunca sigue a las masas. Ese es su lema.

+ Leer más

Brian tuvo su primer contacto con el mundo de las dos ruedas a los 12 años. Había ido a visitar a su primero a una granja de Oregón. Desde el día en el que montó una scooter Vespa, comenzó a fijarse en la motos. Años después, soñaba con tener una BMW R 90 S, la moto que el famoso preparador Roland Sands reinventó como la Concept Ninety. Finalmente, Brian se compró una R 100 S pero aun así, había cumplido su sueño. Además de esta, tiene otras tres motos que utiliza según el humor en el que se encuentra. Amante de la variedad, este hombre alterna entre su moto deportiva de paseo, la dual-sport y la clásica naked.  

+ Leer más

Las motos necesitan amor y cariño. Eso es un hecho para Tink, el nombre por el que le conocen sus amigos. Pero, ¿pero qué significan amor y cariño para él? A veces, utiliza un cepillo de dientes viejo para limpiar las zonas de difícil acceso de sus motos y sacarle brillo a las zonas más gastadas. Él sabe que no es algo muy moderno pero para él, las motos lo son todo. No obstante, no le pone nombre a sus motos. "Eso es estúpido. ¿No es lo que hacen las chicas?", dice con desdén.

+ Leer más

Ponerse el casco es algo tan importante para Tink como limpiar sus motos con un cepillo de dientes. La seguridad es lo primero: "Valoro mi vida y quiero ir protegido". Un hombre con las prioridades claras. Brian ha planeado muchos más viajes y pretende acumular más kilómetros. "A veces, quedo con algunas personas pero también me gusta montar solo". De esa manera, puede relajarse y centrarse únicamente en disfrutar de la libertad que le aporta echarse a la carretera, mientras escucha la música rock de Led Zeppelin o Jimmy Hendrix. Las palabras "respirar", "pensar" y "sobrevivir" se proyectan en su mente cuando va en moto. Puede sonar algo existencialista pero eso es lo que Tink pintaría con aerógrafo en el depósito de sus motos. Después de todo, Brian es una persona individualista. 

+ Leer más
Más historias que pueden interesarte.

Hazla tuya.